Más de la mitad de los periodistas sufren censuras y bajadas de línea

Más de la mitad de los periodistas sufren censuras y bajadas de línea

Más del 60% de los periodistas de nuestros medios sufrieron censura, según un sondeo encarado por el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP). Además, más de la mitad reconoció que sus jefes les prohibieron entrevistar a determinadas fuentes o sectores y más del 45% dijo que tuvieron que suavizar o atenuar una publicación para seguir la línea editorial del medio en donde trabajan.
El sondeo se realizó a través de una plataforma digital y el formulario se difundió a través de las redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea. Participaron unos 55 trabajadores de prensa de la capital y del interior del país, de distintas plataformas periodísticas como radio, TV, prensa escrita y digital.

Censura
El 61.1% de los consultados fueron obligados por editores o jefaturas de redacción a no publicar un material periodístico. El 13% respondió que quizás fueron presionados, en tanto que solo el 25,9% de los comunicadores consultados dijo que no sufrió censura de este tipo.

Igualmente, 42,6% reconoció que se les prohibió -ya sea explícita o implícitamente- entrevistar a una persona o a un sector determinado en alguna cobertura. El 5,5% respondió que quizás sí y el 51,9% aseguró que no se les limitó las fuentes.

Bajada de línea
En lo que respecta a la línea editorial, el 46,3% de los periodistas indicaron que tuvieron que suavizar o atenuar una publicación, a pesar de que ello implicara no ser precisos y veraces. El 18,5% eligió la opción de quizás y el 35,2% afirmó que nunca lo hizo. El sondeo revela que ninguno de estos afectados denunció la presión de sus jefes.

En este punto algunos trabajadores de prensa recalcaron que el cuestionario no incluyó la opción de contestar si alguna vez fueron obligados a endurecer o exagerar un material de acuerdo a la línea editorial del medio, ya que también existen estos casos, según señalaron.

Autocensura
Además, el 64,2% de los consultados indicaron que al menos una vez decidieron no publicar un tema, ya sea por razones políticas o empresariales. El miedo a perder los puestos de trabajo sería el principal motivo. Un 20,8% respondió que quizás se autocensuró y sólo un 15,1% dijo que no se limitaron a sí mismos.

Agresiones
El sondeo también abarcó otros aspectos laborales, como la violencia en el ejercicio del trabajo. El 77,8% sufrió agresión verbal y 75,9% agresión física. Pero según los consultados el 94,7% de los casos no denunció la violencia física a las autoridades competentes. (El sondeo no incluyó en este punto la violencia verbal). No obstante, 12,3% de los afectados afirmó que recibió ayuda de autoridad competente, ya sea que fueron víctimas de agresión física o verbal.

Además, sólo el 7,1% de los agredidos recibió asistencia médica y la mitad de éstos aseguraron que fue insuficiente. En estos casos sólo el 20,1% recibió asistencia legal del medio en el que trabaja y en la mitad de ellos el acompañamiento jurídico fue insuficiente.

Libertad de prensa y derecho a informarse
El sondeo revela que en Paraguay no se garantiza la libertad del periodismo y el derecho a la libertad de expresión y prensa, consagrados en la Constitución Nacional. El Art. 26 de la carta magna establece que “Se garantizan la libre expresión y la libertad de prensa, así como la difusión del pensamiento y de la opinión, SIN CENSURA ALGUNA” (…). Además, el Art. 29 recalca que “(…) Los periodistas de los medios masivos de comunicación social (…) no serán obligados a actuar contra los dictados de su conciencia. (…) El periodista columnista tiene derecho a publicar sus opiniones firmadas, sin censura…”.

Igualmente, la censura también afecta al derecho a informarse que tiene la ciudadanía. El Art. 28 de la Constitución establece que “Se reconoce el derecho de las personas a recibir información veraz, responsable y ecuánime…” (…)

Desde la Comisión Directiva del SPP expresamos una vez más nuestra preocupación ante esta realidad con la que los colegas deben enfrentarse día a día. Lamentamos tener que escuchar discursos de crisis y precariedad por parte de los empleadores, cuando son los mismos grupos empresariales (Zuccolillo, Vierci y Cartes), los que adquieren cada vez más medios, contradiciéndose directamente y atentando contra la libertad de expresión. ¿Si verdaderamente no hay ganancias, porqué hay cada vez más medios? Alentamos a los compañeros a que denuncien estos hechos. Nos ponemos a su disposición para buscar sustento legal para acompañar los casos, y ponemos también a su alcance nuestra plataforma digital libertaddeexpresión.org donde publicaremos sus notas en pos de la objetividad que busca nuestra profesión.

Sin comentarios

Publicar un comentario